GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Salmo 77 (76)-Recuerdo del pasado glorioso de Israel


El salmo 76 es la oración angustiada, desesperada casi, ante una grave catástrofe nacional, probablemente ante la prolongada prueba del destierro de Babilonia.

El salmista, en su angustia, quiere buscar su respuesta en Dios, pero Dios no la da y por ello el recuerdo del Señor no sirve sino para acrecentar el dolor: Cuando me acuerdo de Dios, gimo.

Si se intenta buscar la solución en la antigua historia del pueblo, tampoco aquí se encuentra.
En los tiempos remotos de la esclavitud de Egipto, Dios se mostró preocupado por la suerte de Israel: Tú, haciendo maravillas, rescataste a tu pueblo.

Pero, ahora, ¿es que el Señor nos rechaza para siempre?; qué pena la mía, se ha cambiado la diestra del Altísimo.
Pero, a pesar de tanta noche y por grandes que sean las dificultades, Dios mío, tus caminos son santos, tú no abandonarás para siempre a tu pueblo.

El salmo 76 es, pues, una oración para los tiempos de prueba, y de prueba prolongada.
Todos nosotros conocemos estos trances y, si para algunos no es ésta la situación del día de hoy, la Iglesia en esta oración quiere "llorar con los que lloran" (Rm 12,15); cuando un miembro sufre, todo el cuerpo sufre. Unidos, pues, a todos los cristianos que sufren hoy, participando de la angustia de los hombres que buscan y no encuentran, aunque personalmente no nos encontremos afligidos, teniendo conciencia de que somos el cuerpo de Cristo que experimentó en los días de su carne la angustia y la continúa experimentando hoy en muchos de sus miembros, dirijamos a Dios esta oración.-
- [Pedro Farnés]



Recuerdo del pasado glorioso de Israel

2Alzo mi voz a Dios gritando,
alzo mi voz a Dios para que me oiga.

3En mi angustia te busco, Señor mío;
de noche extiendo las manos sin descanso,
y mi alma rehúsa el consuelo.
4Cuando me acuerdo de Dios, gimo,
y meditando me siento desfallecer.

5Sujetas los párpados de mis ojos,
y la agitación no me deja hablar.
6Repaso los días antiguos,
recuerdo los años remotos;
7de noche lo pienso en mis adentros,
y meditándolo me pregunto:

8"¿Es que el Señor nos rechaza para siempre
y ya no volverá a favorecernos?
9¿Se ha agotado ya su misericordia,
se ha terminado para siempre su promesa?
10¿Es que Dios se ha olvidado de su bondad,
o la cólera cierra sus entrañas?"

11Y me digo: "¡Qué pena la mía!
¡Se ha cambiado la diestra del Altísimo!"
12Recuerdo las proezas del Señor;
sí, recuerdo tus antiguos portentos,
13medito todas tus obras
y considero tus hazañas.

14Dios mío, tus caminos son santos:
¿qué dios es grande como nuestro Dios?

15Tú, oh Dios, haciendo maravillas,
mostraste tu poder a los pueblos;
16con tu brazo rescataste a tu pueblo,
a los hijos de Jacob y de José.

17Te vio el mar, oh Dios,
te vio el mar y tembló,
las olas se estremecieron.

18Las nubes descargaban sus aguas,
retumbaban los nubarrones,
tus saetas zigzagueaban.

19Rodaba el estruendo de tu trueno,
los relámpagos deslumbraban el orbe,
la tierra retembló estremecida.

20Tú te abriste camino por las aguas,
un vado por las aguas caudalosas,
y no quedaba rastro de tus huellas:

21mientras guiabas a tu pueblo, como a un rebaño,
por la mano de Moisés y de Aarón.


Lamentación individual por el estado trágico del pueblo, recordando con viveza y por contraste las grandes acciones salvadoras de Dios.

VV. 2-3: En el silencio de la noche se alza la voz del salmista, y con ella también las manos en gesto suplicante, sin cansarse de tenerlas levantadas. La noche se vuelve símbolo de la angustia interna, sin luz, de la búsqueda inútil de Dios.
VV. 4-5: El recuerdo de Dios, que debería ser fuente de consuelo, acrecienta el dolor por la situación presente. Precisamente este recuerdo de Dios lo mantiene desvelado.
VV. 6-7: El salmista se identifica con su pueblo: al dolor de verlo sufrir se suma una angustia más profunda, el no comprender el sentido de los hechos. ¿Qué revela la situación actual, comparada con la historia de salvación? Este es el enigma.
VV. 8-11: La tragedia del pueblo se prolonga y hace problemática la revelación precedente de Dios. Dios escogió a su pueblo: ¿ha terminado la elección, y no hay esperanza de volver a ser "pueblo de Dios"? La misericordia de Dios "eterna" ¿ha sido en realidad limitada? ¿La promesa ha fallado? A la memoria de Dios, que es coherencia consigo mismo, ¿sucede ahora el olvido? Si es así, la cólera de Dios es definitiva, y no queda esperanza.
VV. 12-16: De las preguntas atormentadas pasa el salmista al recuerdo del pasado: el protagonista ha sido Dios, la historia ha sido una serie de acciones magníficas. En su obrar Dios ha mostrado su santidad, que el hombre ha de reconocer sin discusiones; aunque las obras de Dios parezcan a veces enigmáticas.
VV. 15-16: Entre todas las obras del pasado merece especial mención la redención del pueblo.
VV. 17-21: El paso del Mar Rojo condensa poéticamente toda la obra de redención: Dios mostró su poder en la tormenta, las criaturas lo reconocieron. Su presencia era patente, aunque misteriosa, "sin dejar rastro de tus huellas".
Con esta visión grandiosa concluye el salmo: el recuerdo ha dominado totalmente la angustia presente. El salmista comienza a experimentar de nuevo la salvación que Dios realiza.-- [L. Alonso Schökel]



Catequesis de Juan Pablo II

1. La liturgia, al poner en las Laudes de una mañana el salmo 76, quiere recordarnos que el inicio de la jornada no siempre es luminoso. Como llegan días tenebrosos, en los que el cielo se cubre de nubes y amenaza tempestad, así en nuestra vida hay días densos de lágrimas y temor. Por eso, ya al amanecer, la oración se convierte en lamento, súplica e invocación de ayuda.

Nuestro salmo es, precisamente, una imploración que se eleva a Dios con insistencia, profundamente impregnada de confianza, más aún, de certeza en la intervención divina. En efecto, para el salmista el Señor no es un emperador impasible, retirado en sus cielos luminosos, indiferente a nuestras vicisitudes. De esta impresión, que a veces nos embarga el corazón, surgen interrogantes tan amargos que constituyen una dura prueba para nuestra fe: "¿Está Dios desmintiendo su amor y su elección? ¿Ha olvidado el pasado, cuando nos sostenía y hacía felices?". Como veremos, esas preguntas serán disipadas por una renovada confianza en Dios, redentor y salvador.

2. Así pues, sigamos el desarrollo de esta oración, que comienza con un tono dramático, en medio de la angustia, y luego, poco a poco, se abre a la serenidad y a la esperanza. Encontramos, ante todo, la lamentación sobre el presente triste y sobre el silencio de Dios (cf. vv. 2-11). Un grito pidiendo ayuda se eleva a un cielo aparentemente mudo; las manos se alzan en señal de súplica; el corazón desfallece por la desolación. En la noche insomne, entre lágrimas y plegarias, un canto "vuelve al corazón", como dice el versículo 7, un estribillo triste resuena continuamente en lo más íntimo del alma.

Cuando el dolor llega al colmo y se quisiera alejar el cáliz del sufrimiento (cf. Mt 26,39), las palabras explotan y se convierten en pregunta lacerante, como ya se decía antes (cf. Sal 76,8-11). Este grito interpela el misterio de Dios y de su silencio.

3. El salmista se pregunta por qué el Señor lo rechaza, por qué ha cambiado su rostro y su modo de actuar, olvidando su amor, la promesa de salvación y la ternura misericordiosa. "La diestra del Altísimo", que había realizado los prodigios salvíficos del Éxodo, parece ya paralizada (cf. v. 11). Y se trata de un auténtico "tormento", que pone a dura prueba la fe del orante.

Si así fuese, Dios sería irreconocible, actuaría como un ser cruel, o sería una presencia como la de los ídolos, que no saben salvar porque son incapaces, indiferentes e impotentes. En estos versículos de la primera parte del salmo 76 se percibe todo el drama de la fe en el tiempo de la prueba y del silencio de Dios.

4. Pero hay motivos de esperanza. Es lo que se puede comprobar en la segunda parte de la súplica (cf. vv. 12-21), que se asemeja a un himno destinado a volver a proponer la confirmación valiente de la propia fe incluso en el día tenebroso del dolor. Se canta el pasado de salvación, que tuvo su epifanía de luz en la creación y en la liberación de la esclavitud de Egipto. El presente amargo es iluminado por la experiencia salvífica pasada, que constituye una semilla sembrada en la historia: no está muerta, sino sólo sepultada, para brotar más tarde (cf. Jn 12,24).

Luego, el salmista recurre a un concepto bíblico importante: el del "memorial", que no es sólo una vaga memoria consoladora, sino certeza de una acción divina que no fallará nunca: "Recuerdo las proezas del Señor; sí, recuerdo tus antiguos portentos" (Sal 76,12). Profesar la fe en las obras de salvación del pasado lleva a la fe en lo que es el Señor constantemente y, por tanto, también en el tiempo presente. "Dios mío, tus caminos son santos: (...) Tú eres el Dios que realiza maravillas" (vv. 14-15). Así el presente, que parecía un callejón sin salida y sin luz, queda iluminado por la fe en Dios y abierto a la esperanza.

5. Para sostener esta fe, el salmista probablemente cita un himno más antiguo, que tal vez se cantaba en la liturgia del templo de Sión (cf. vv. 17-20). Es una clamorosa teofanía, en la que el Señor entra en escena en la historia, trastornando la naturaleza y en particular las aguas, símbolo del caos, del mal y del sufrimiento. Es bellísima la imagen de Dios caminando sobre las aguas, signo de su triunfo sobre las fuerzas del mal: "Tú te abriste camino por las aguas, un vado por las aguas caudalosas, y no quedaba rastro de tus huellas" (v. 20). Y el pensamiento se dirige a Cristo que camina sobre las aguas, símbolo elocuente de su victoria sobre el mal (cf. Jn 6,16-20).

Al final, recordando que Dios guió "como un rebaño" a su pueblo "por la mano de Moisés y de Aarón" (Sal 76,21), el Salmo lleva implícitamente a una certeza: Dios volverá a conducir hacia la salvación. Su mano poderosa e invisible estará con nosotros a través de la mano visible de los pastores y de los guías que él ha constituido. El Salmo, que se abre con un grito de dolor, suscita al final sentimientos de fe y esperanza en el gran Pastor de nuestras almas (cf. Hb 13,20; 1 Pe 2,25).

[Audiencia general del Miércoles 13 de marzo de 2002]

SALMO 076
View more presentations or Upload your own.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores