GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Salmo 109 (108): Líbranos de nuestros enemigos


¡Oh Dios de mi alabanza, no te quedes mudo!

Boca de impío, boca de engaño,
se abren contra mí.
Me hablan con lengua de mentira,
con palabras de odio me envuelven,
me atacan sin razón.

En pago de mi amor, se me acusa,
y yo soy sólo oración;
se me devuelve mal por bien
y odio por mi amor:

"¡Suscita a un impío contra él,
y que un fiscal esté a su diestra;
que en el juicio resulte culpable,
y su oración sea tenida por pecado!

"¡Sean pocos sus días,
que otro ocupe su cargo;
queden sus hijos huérfanos
y viuda su mujer!

"¡Anden sus hijos errantes, mendigando,
y sean expulsados de sus ruinas;
el acreedor le atrape todo lo que tiene,
y saqueen su fruto los extraños!

"¡Ni uno solo tenga con él amor,
nadie se compadezca de sus huérfanos,
sea dada al exterminio su posteridad,
en una generación sea borrado su nombre!

"¡Sea ante Yahveh recordada la culpa de sus padres,
el pecado de su madre no se borre;
estén ante Yahveh constantemente,
y él cercene de la tierra su memoria!"

Porque él no se acordó de actuar con amor:
persiguió al pobre, al desdichado,
y al de abatido corazón para matarle;
amó la maldición: sobre él recaiga,
no quiso bendición: que de él se aleje.

Se vistió de maldición como de un manto:
¡que penetre en su seno como agua,
igual que aceite dentro de sus huesos!
¡Séale cual vestido que le cubra,
como cinto que la ciña siempre!

¡Tal sea de parte de Yahveh la paga de mis acusadores,
de los que dicen mal contra mi alma!
¡Y tú, Señor Yahveh, actúa por mí en gracia de tu nombre,
porque tu amor es bueno, líbrame!,

Porque soy pobre y desdichado,
y tengo dentro herido el corazón;
cual sombra que declina me voy yendo,
me han sacudido igual que a la langosta.

Por tanto ayuno se doblan mis rodillas,
falta de aceite mi carne ha enflaquecido;
me he hecho el insulto de ellos,
me ven y menean su cabeza.

¡Ayúdame, Yahveh, Dios mío,
sálvame por tu amor!
¡Sepan ellos que tu mano es ésta,
que tú, Yahveh, lo has hecho!

¡Maldigan ellos, pero tú bendice,
los que me atacan sean confundidos y tu siervo se
alegre!
¡Los que me acusan queden vestidos de ignominia,
como en un manto en su vergüenza envueltos!

¡Copiosas gracias a Yahveh en mi boca,
entre la multitud le alabaré:
porque él se pone a la diestra del pobre
para salvar su alma de sus jueces!




109 Es uno de los salmos más difíciles del salterio, por la violencia de los sentimientos expresados y del lenguaje usado. Está claro el planteamiento judicial, es dudoso el reparto de papeles.

Al planteamiento judicial pertenecen: el verbo "juzgar" en 7 y 31; el término saatan para designar al rival que acusa ante el tribunal: 4.6.20.29 (cfr. Job 1-2; Zac 3,2); "estar a la derecha" (6) como postura judicial, el "culpable", "salir condenado" (7), la "confusión" de la derrota (29). Comparado con otros textos judiciales, p. ej. el Sal 17 faltan: el título de juez, la indagación de la culpa, el ponerse en pie, le mención de delitos particulares.

La descripción de la desgracia (22-25) es más propia de una súplica.
Reparto de papeles. Que el orante pronuncia 1-5 y 21-31 no es dudoso. El problema está en la serie de imprecaciones de los versos 6-20. Se proponen tres oluciones, las tres apoyadas en argumentos de peso.

Resultado de imagen para Salmo 109 (108):

a) Los versos 6-20 son cita textual de cuanto ha dicho el acusador o denunciante, el satán. Son el texto al que se refiere el orante: "lengua mentiroso y discursos de odio" (2-3), "que ellos maldigan" (28). "Así, esto" (20) resume lo anterior y 21 es nuevo comienzo.

b) El salmo recoge y cita dos discursos, de las dos partes, ante el juez. Primero hablan los acusadores, en una serie apretada de imprecaciones (6-15). Tras un corte slntáctieo, responde el acusado retorciendo la petición de los adversarios e invocando la ley del talión (17-20).

c) El orante pronuncia la entera serie de imprecaciones (6-20) siguiendo módulos rituales conocidos y ampliamente usados en Mesopotamia, adaptándolos con maldiciones de la alianza, según Dt 28. Se pueden citar numerosos textos usuales en Babilonia, que muestran curiosas y significativas semejanzas con el salmo, aunque con mentalidad politeísta. Me inclino a la segunda hipótesis, consciente de las dificultades que afectan a las tres.

Resultado de imagen para Salmo 109 (108):

Composición.
Dentro de un marco tradicional, el cuerpo se articula en cuatro bloques. Invocación (1); se propone la causa (2-5); imprecaciones de los acusadores (6-15), réplica del acusado (16-20), súplica tradicional (21-29); conclusión con recapitulación (30-31 ).

109,1-3 El salmo comienza con una gran silencio en medio de una conflagración de voces: el orante invoca y alaba, los rivales acosan con sus calumnias: ¿puede Dios desentenderse? Véanse Is 42,14; Hab 1,13; Sal 22,3; 35,32; 39,13; 83,2. Describe los discursos del enemigo en imagen militar: asedio y asalto. Batalla verbal cuyas armas son la mentira y la calumnia. Batalla a muerte.

109,31 Sm 25,21; Prov 17,13.

109,4 Él no ha dado motivo para semejantes ataques; al contrario, su conducta ha sido dictada por el amor: léanse 1 Sm 24,18; 25,21; Jr 18,20; Prov 17,13. Los enemigos pagan amor con hostilidad (Sal 35,12; 38,21), el orante responderá devolviendo mal por mal.

Es muy dudosa la interpretación de tepilIa: súplica por los rivales (como Jr 15,11); súplica por sí (como en 21-26); de la raíz "arbitrar" (Ex 21,22; Dt 32,31; Job 31,11.28), grito de apelación.
109,5 Sirve de resumen y, según la hipótesis elegida, para introducir el discurso "maligno y odioso" de los acusadores.

Imagen relacionada

109,6-15 Cuento veinte peticiones: como un apedrear verbal a la víctima. La imprecación tiene parentesco con las maldiciones de Dt 27-28: se dirigen a Dios, van en serie, invocan males como castigo, se consideran eficaces. Pero tienen que estar justificadas: compárese Jue 9,57 con Prov 26,2; Dios puede neutralizarlas: Dt 23,6.

109,6-7 La primera es extraña: pedir a Dios que nombre un fiscal perverso, de modo que el inocente salga condenado. Es pedir la complicidad de Dios. Estas palabras se explican mejor como "expresiones de odio" de los rivales que como petición devota del orante.

109,8 Puede ser por ejecución capital como desenlace del proceso, (cfr. 1 Re 21), por enfermedad o accidente que malogren la bendición de la longevidad. La pérdida del puesto o cargo: Is 22,19-21.

109,9 La familia queda pobre y desamparada por la muerte o la desgracia del marido y padre: véanse Jr 18,21; Lam 5,3.

109,10-12 Sobre las posesiones, en un bloque coherente. Legal o ilegalmente, gente extraña, no de la familia, se apodera de sus bienes (corregido el verbo hebreo); los huérfanos quedan reducidos a la mendicidad (cfr. Sal 37,25); piden, y nadie les tiene compasión. La crueldad se está encarnizando.

109,13. Sigue la descendencia en la generación de los hijos: véanse 1 Sm 2,31-36; Prov 10,7.

109,14 Los herederos pagan las consecuencias: compárese con Sal 79,8 y el desarrollo de Ez 18.

109,15 Extirpada la descendencia, queda también abolido el recuerdo, de ordinario ligado a los hijos y al apellido: Job 18, 17s; Dt 32,26. Y con esto llegan al final (en mi hipótesis): todo han sido imprecaciones sin justificarlas con la enumeración de los delitos.

109,16 Este verso comienza en el estilo típico de motivación de sentencia: "puesto que has hecho XX, te sucederá / que te suceda 22". El juez habla en futuro, la víctima pide en yusivo. La acusación es un balance del discurso anterior: "aman la maldición".

109,17 Pide simplemente que se aplique la ley del talión, prevista en la legislación. No se toma la venganza, pide justicia.

109,18-19 Amplifica lo anterior: la maldición se ha de volver contra él con su fuerza envolvente y penetrante. Léase la ley del Deuteronomio contra testigos falsos, Dt 19,16-19.

109,20 Considero este verso la conclusión del discurso del orante: "sea ésta la paga de parte de Dios" -a quien toca aplicar la ley que yo he invocado-, para los que "hablan contra mí" -pronunciando las imprecaciones arriba citadas-.

109,21-28 Una marcada adversativa señala el comienzo de una nueva sección. Ahora el orante se dirige a Dios en segunda persona, pronunciando una súplica de corte tradicional, con el triángulo consabido, señalado por los pronombres: tú (21.27.28), yo (22.25), ellos (28).

Resultado de imagen para Salmo 109 (108):

109,21 Primera motivación: Dios mismo, por su nombre o fama y su bondad.

109,22-24 Segunda motivación. La situación del orante en tres imágenes. El poeta ve la sombra tendida en el suelo alargarse al caer el sol. Es un insecto dañino que uno sacude. Por un ayuno, forzado o voluntario, está sin magras, de-macrado, sin carnes, des-carnado.

109,28-31. Van contraponiendo las dos partes o actores, como en el desenlace de un juicio: maldición y bendición, derrota y fiesta, confusión y acción de gracias.

109,31. El verso final recapitula: derecha (6), pobre (22), salvar (26), jueces (7).

Trasposición cristiana.

Hch 1,20 aplica el v. 8 a Judas como tipo de los perseguidores de Jesús. El salmo puede cultivar el sentido de justicia, la indignación ante la injusticia, a la vista de las víctimas inocentes.

TRADUCCIÓN Y COMENTARIOS POR L.A SCHÖKEL, JUAN MATEOS Y JOSE MARÍA VALVERDE. Texto: LA BIBLIA DEL PEREGRINO.
Fuentes: El Testigo Fiel
Salmos Juan Mateos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores